El CLAMM

Consejo Latinoamericano de Artes Marciales Mixtas

Somos la asociación de profesionales en el ámbito de las artes marciales mixtas que tenemos cómo función la de regula, sanciona, avala, licencia, organiza, registra y afilia de manera oficial este deporte en Latinoamérica.

HISTORIA

El Consejo Latinoamericano de Artes Marciales Mixtas surge como una respuesta de profesionales, promotores, empresarios y academias, ante la necesidad de unificar criterios y profesionalizar y regular la práctica de las Artes Marciales Mixtas a fin de salvaguardar la integridad de los practicantes tanto profesionales como amateurs por un lado, y por el otro garantizar que el gran nivel técnico y físico alcanzado en los últimos años por los peleadores latinoamericanos pueda sostenerse y seguir creciendo, mediante la profesionalización de instructores, referees, jueces, personal médico, etc.

En el año de 2011, un grupo de destacados y experimentados profesionales de las Artes Marciales Mixtas (instructores y maestros, promotores de eventos, dueños de empresas y ligas profesionales, referees y jueces, médicos y paramédicos) provenientes de toda Latinoamérica deciden unir esfuerzos para desarrollar infraestructura y reglamentación lógicas, claras y justas que se ajusten al gran nivel que han adquirido las Artes Marciales Mixtas en los países de latinoamerica

EL CLAMM

El CLAMM es la autoridad encargada de regular las peleas, concursos y torneos de combate, incluyendo la supervisión de los promotores, peleadores, oficiales de ring y matchmakers.

Las responsabilidades del CLAMM también incluye el fallo en los casos disciplinarios, y el arbitraje en controversias entre los combatientes, managers y promotores. Además, el CLAMM tiene la responsabilidad de promulgar las normas para aplicar y hacer cumplir los reglamentos amateur y profesionales para la práctica segura de las artes marciales y deportes de combate.

Para todos los eventos relacionados a los deportes de combate el CLAMM tiene facultades para aprobar las peleas, asignar a los jueces y el árbitro en cada encuentro, garantizando así que un competidor se desempeñe en justas circunstancias, poniendo énfasis en la seguridad del mismo.

Hasta el momento están participando organizaciones de MMA de México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Honduras, Argentina, Brasil y Republica Dominicana, unificando así los criterios y consolidándolo como un deporte legal, organizado y seguro.